Hablemos de Psicoestética


¿Cómo se conectan las emociones con la piel y sus afecciones? El Universo del profesional de la Estética se vincula con el mundo de la afectividad y del inconsciente de una manera exponencial. La piel es un órgano de expresión y para nuestros pacientes puede significar: una envoltura tóxica, un medio de protección, la demarcación de la individualidad, puede ser una coraza que nos ponemos como “segunda piel”. La piel en muchas ocasiones, pasa a ser un lenguaje, un espejo de lo que nos está pasando. Y como profesionales debemos poder leerlo.

¿Qué sentimos cuando realizamos un abordaje profesional en nuestro Gabinete y no obtuvo el resultado que esperábamos? Y también, cómo manejar la escucha, hasta dónde no sentirnos que terminamos angustiados con el relato de nuestro paciente y nuestras ganas de ayudarlo. Explicitar lo que nos proponemos alcanzar, saber hacer una sugerencia de derivación a tiempo y tener una distancia óptima; profesionaliza nuestro rol.

Considerar como las emociones juegan un papel importante en las afecciones de la piel y la cultura nos moldea la mirada; nos orienta como profesionales para saber que hay un motivo manifiesto de consulta en nuestros gabinetes y un motivo latente. Y proyectar nuestra intervención de manera integral.


Hablemos de Psicoestética